Archivos de la categoría Módulo III. Restablecer el vínculo madre-hija

Carta a la madre

Buenas tardes bella mujer!!!

Adjunto te envio las palabras recogidas y plasmadas en papel desde mi interior en la tarde del sabado.

Solo decirte que mantengo mi estado de agradecimiento al mundo desde ese mismo dia y espero no cerrar esa apertura y mantenerla abierta de por vida…de momento en la que estoy…despues ya veremos…jejeje …teniendo en cuenta en todo momento que debo de luchar por ello y seguir aprendiendo…

Mil gracias Jasone.

Un enorme abrazo.

J.

Ha sido un buen viaje, he perdido mi dolor, mi tristeza, me he sentido y me siento parte de un todo, de un todo donde todos somos necesarios, nada es menos importante, ni nada lo es más….pero todo.

 

Gracias a este mundo en el que estoy, gracias a ti madre, gracias a ti padre, gracias por traerme aquí, por darme la vida….

Espero aumentar el bienestar en el día a día, aumentar mi intuición, confiar en mi misma y creer en lo más bello que es La Vida y por nada del mundo perderme el respeto a mi misma. Formo parte del todo que no se puede perder, por los siglos de los siglos.

Gracias Madre Tierra por traerme aquí, gracias por ser tan

Can Benet, 14 de Mayo de 2011.

Volver a testimonios

Texto 2. El éxtasis

(…)
Cada uno tiene su espacio y estamos juntos pero no nos molestamos y solo nos juntamos para querernos no para guitarnos y hacernos daño. Debería ser así estamos aquí para amar, no somos el centro del mundo solo somos un trocito de este puzzle y juntos formamos una gran pieza. Se tambalea porque nos perdemos en la ambición, en el tener, en el poder, sin comprender que allí no hay nada. Solo hay lo que ves, te guste o no, no eres lo que tienes eres lo que eres.

(…)

No puedo hablar pero creo que a veces no es necesario decir que linda eres niña, que bien se esta a tu lado. No quiero cerrarme mas a la vida, quiero abrirme al otro i dejarle un espacio a mi ladito para que apoye su cabecita cuando la necesite.

Porque no hay luz sin sombra
Quien tiene la llave de mi corazón
Donde perdí aquello que anhelo de mi?
Porque te olvidas de mí
No hay dolor, solo hay que escucharlo, es como un niño que te grita y no le escuchas, solo hay que escucharlo y se callara.
Llorar, llorar y llorar… que se me sequen los ojos, hasta curar la herida.
Baña tu alma en la herida sangrante de tu raíz, moja, limpia tu cara en tus lágrimas
Ama con la mirada
Crea con tus manos
Anda con tus pies
Vive des del corazón
Que se muevan tus labios
(…)
Cada día abrázate a un árbol, planta una flor, sonríe, siéntate en una silla de la abuela o en una mecedora y mece tu alma, observa. No hay nada más allá, todo lo que buscas eres tú, y huyes de ti porque tienes miedo a la sabia bruja que habita en ti. La bruja no lleva el pelo de moda, ni escotes de espanto, ni collares de oro. Lleva harapos y la cara sucia pero no tiene miedo de si misma aunque los otros le tengan miedo, asco o desprecio
(…)
Limpia tu cara bruja pero no te olvides de lo que eres, la semilla de la verdad esta en ti, ella te guiara siempre en lo bueno y en lo malo, ella siempre te dará luz y aunque estés entre rejas podrás ver en la oscuridad y iluminar la oscuridad mas oscura de cualquier alma perdida. Con tu luz el serio puede sonreír, el loco puede razonar, la puta se siente honrada, el viejo vuelve a ser joven, la sabia disfruta de su ignorancia. Y la bruja al ver estos cambios en los otros y en si misma se convierte en princesa.

Vístete de blanco, mira a tu alrededor, encierra lo viejo en un baúl sin destino, mira la vida de frente, deja entrar el aire en tu corazón, en tu casa, en tu alma, en tu vida.

Únete al que te deja vivir, únete al que te reconoce tal y como eres y no se avergüenza de ti.

Eres parte de la vida y la vida(como dice la película ) es bella !!!

Despierta!!!Abre los ojos !!!! y sonríe ….Buenos días princesa!!!!!

Un beso mis brujitas : I.


Volver a testimonios

Texto 1. El vacío

PALABRAS DESE EL DOLOR , PALABRAS DE CORAZON
( Abre tu herida ,no hay sangre en ella , hay creatividad )abismo

Lo malo solo es un reflejo de proyecciones que otros pusieron en nosotros pero tenemos que ser fuertes porque a veces duelen y aprender a ser humildes porque la mayoría de veces ese otro no se da cuenta. Hay que enfrentarse a esa parte de ti que tanto miedo te da, mirarla de frente, llorar por ella y darle la mano, es tu aliada, no es tu enemiga, es la fuerza de tu magia, de tu creatividad, de tu inspiración, de tu diosa reprimida.

Nuestras partes oscuras tienen que salir a la luz porque sino se pudren dentro y acaban por oler mal. I solo salen cuando una se acerca a la verdad. Y deja de darse latigazos como le enseño su maldita religión y asoma la cabeza más allá de las enseñanzas de “por mi culpa por mi culpa, por mi gran culpa “. Pero ojo! hay que asomar la cabeza y sacar el cuerpo porque vendrán muchos zombis de tu alrededor, fervientes creyentes su cultura “civilizada” que te la volverán a meter en su sitio.

“ Abre los ojos ,que no haya mas victimas , no permitas que tus creencias te hagan mirar el mundo entre rejas “.

Si consigues sacar todo el cuerpo veras el mundo con otra luz, pensaras de otra manera y aunque te rodee la desgracia y la pena te mantendrás presente, entera, y con la sonrisa sabía de saber que el fruto de lo que ves es ignorancia y si tu lo has conseguido también lo pueden hacer los que te rodean.

Des de ahí espero que vivas liberada de ti misma, de tu control, de tus miedos, y de tus infiernos hasta el final, tu muerte . Y esta que sea dulce, natural y eterna como tú eres, no le tengas miedo, tu eres tu dueña, la conquista de tu alma la empezaste en la tierra y el fruto de esas enseñanzas te las llevas contigo.

La muerte no es final , es otro amanecer , la oportunidad de seguir viviendo “mejor” en otra dimensión .Es el descanso eterno del guerrero/a que lucho toda su vida contra lo malo , lo absurdo y lo peor para conseguir ver un poquito de luz y poder darse a si misma y a los suyos un pedacito de cielo.

Consigue tu felicidad para que todos los que sonreían cuando tú naciste, te lloren cuando te vayas mientras miran la sonrisa y la paz que te llevas contigo, en tu alma.

Pensando en vosotras .Un abrazo a todas. Hasta siempre


Volver a testimonios

Fragmentos de una carta

Siempre he sido persona de decir si aunque pensase no, me grabaron a base de golpes la palabra obedecer. Tuve muy buena maestra «me lo enseño a golpes y castigos”. Luego la vida se encargo de hacerme tragar el poco orgullo que había quedado dentro. Conozco casi todos los ansiolíticos del mercado, los he tenido que utilizar varias veces para poder seguir adelante. Pero la semilla de la rabia estaba dentro de mí, y llegaste tú a mi vida para hacerla brotar. Tú me ayudaste a preparar la tierra para que germinara, mis compañeras fueron el abono, sin sus experiencias tan duras o más que la mía me llenaron de fuerza, me sentí avergonzada de darle importancia a lo mío cuando oí contar a Marisol su enfermedad, a C. lo de su madre, a la chica de Requena cuyo nombre no consigo acordarme aunque sí de ella…..etc. etc.

Cuando nos obligaste a gritar «yo» no reconocía esa palabra en mi, siempre había pensado «los demás» mi vida es para ellos. No podía salir de mi boca ese grito, no tenía fuerza para gritarlo, tú me ayudaste diciendo que diese una patada en el suelo y luego que jopease con el puño para dejar salir esa rabia, empezó a subir de mi estomago o incluso de más abajo esa sensación de ahogo que quería salir y dije «yo» solo con el pensamiento, y luego en voz baja como con vergüenza, pensando que era egoísta dejándome sentir eso , pero poco a poco lo fui gritando y a cada patada que gritaba «no», notaba que lo podía decir y que a partir de ese momento lo diría más veces . Lo mismo me ocurrió con la palabra “no”, cuando golpeaba con mi puño en el suelo necesitaba hacerme daño para sentir lo que estaba diciendo. Pero te aseguro que lo aprendí. En ese curso aprendí «yo» y «no». Parecerá poco pero algo empezó a cambiar en mi vida todos lo notaron yo también.

En el segundo aprendí que era un bicho de lo peor. Una dominanta que se escudaba en el papel de víctima para ocupar un sitio en la vida de los demás, estaba haciendo muy rentable el ser maltratada, y eso me hizo sentirme mal. Pensé que de alguna forma engañaba a los demás. Porque a lo mejor yo misma provocaba esa situación porque me daba buenos resultados, alimentaban mi ego, me sentía heroína, capaz de cargar con todo yo sola para despertar la admiración de los demás. Quizá ese era el mensaje que me mandaba la vida y yo no quería escuchar «yo era una orgullosa cargada de soberbia que me sentía por encima de los demás, no era consciente de ello, lo disfrazaba sintiéndome víctima, pero tenía un bicho castrador dentro, quitaba merito a los demás en beneficio mío. Leí «las Brujas no se quejan » que tú me recomendaste y pensé que en verdad era una bruja. Aprendí a ser un poco más humilde, yo no era ni mucho menos la buena de la película.

(…)

Gracias Jasone por todo y no dejes de repetir estos talleres aunque te cueste un esfuerzo ayudas mucho a las mujeres y eres una buena maestra. Y permíteme dar las gracias sobre todo a mis compañeras, amigas, hermanas, en estos talleres sin su apoyo, cariño y amistad, esta experiencia no hubiese sido posible. Siempre os llevare en mi corazón. Esto no es una despedida, sino un hasta siempre.


Volver a testimonios

Carta a mi madre

Por tí la luz abriéndose paso entre las sombras, por tí la alquimia en mi ser, la transmutación de lo denso en leve, el plomo tornándose oro para descubrirme que existe otro lugar que no es prisión sino jardín. Pino, olivo, higuera, fragancia de azahar y de romero, agua clara, caricia del viento en la cara, oquedad en la antigua piedra donde puedo detenerme y descansar en silencio, acogida ahí como en tu seno.

Tú, bella mujer que amé tanto sin saberlo, añorada tantas veces en mi infancia; tú, desconocida de tí misma, despegada de la hermosura de tu alma. Madre, ahora que puedo verte, quiero que sepas que te-nos quiero.

El perdón y la gratitud vienen a mis días para enseñarme la confianza que conjura la magia de la vida, para recordarme tu legado de inocencia, sencillez y fuerza, para susurrarme que ha llegado el momento de desterrar el miedo, de atreverme a soñar y, gracias mater, materializar mis sueños.

Por tí, por tí y por mí y por todas las que vendrán ha llegado la hora de recuperar nuestro poderoso deseo, el que habita vibrante en algún lugar entre nuestro corazón y nuestro vientre, el tantas veces regalado al otro; la dignidad del merecer nos lo devuelve, ya no esperamos el reconocimiento ajeno. Podremos extraviarnos, pero ya no nos perdemos, dueñas ahora de nuestro destino.

Solidaridad de mujer que nos hermana, sangre de la misma sangre, juntas vamos sanando la herida, restañando el sufrimiento que nos quiebra y nos divide, juntando pedazos, limpiando memorias, recomponiendo el eslabón que vuelve a conectar la eterna cadena del dar y el recibir; dejándole espacio al amor, honrando al único que siempre fue, es y será.

Unidas para celebrar la armonía de todo cuanto existe, celebración de este enigmático y maravilloso misterio que mantiene en movimiento el ciclo de la creación-muerte-creación, de ese fuego sagrado que alimenta el pálpito de la vida, …para que tanto dolor no haya sido en vano.


Volver a testimonios